Y empezó nomás el mundialito...

el viernes, 11 de junio de 2010

Es un buen momento este para aclarar que yo de futbol no sé nada. Opino por opinar, sin que el desacuerdo de los otros me quite el sueño. No juego fútbol ni en la playstation, no tengo ese clásico fanatismo masculino por el Apertura, el Clausura, la Copa Libertadores y la mar en coche.

Pero viajo en tres, en subte, en bondi. Leo los titulares de La razón y de Olé por sobre el hombro de mucha gente. Escucho debates interesantísimos sobre los punteros del campeonato y teorías fantásticas acerca de la decadencia de River.

Espero que la vieja de la verdulería deje de comentar con todos los clientes lo cara que está la lechuga mantecosa y por qué no la trae del mercado desde la semana pasada y mientras espero y espero, escucho la charla del verdulero con el único tipo que hay en la cola adelante mío que discuten si Messi es mejor que Maradona y si Palermo hizo bien en renovar el contrato con Boca.

Si eso no me califica para decir que este primer día de mundial fue un embole, señores, no hay nada que hacer.

0 que pasaron por acá regatean el precio: