Se come la lamparita

el sábado, 8 de mayo de 2010

Cuando tenía 12 años "accidentalmente me tragué una espina de pescado bien gruesa y no me pasó nada. Así que de pura curiosidad empecé a comerme secretamente algunos pedazos de vidrio. Y tampoco pasó nada. No es que me coma una bombita eléctrica por día, pero de vez en cuando sí".

"Sólo las como en el desayuno y nunca más de una por día".

Cuando Wang se come un foco, primero lo rompe y se traga pedazo por pedazo bajándolos con agua. Su familia explicó que lo han llevado varias veces al hospital para consultar por su infrecuente dieta pero al parecer nadie ha encontrado que tenga efectos negativos para su salud. Su pelotudez, en cambio, al parecer es crónica.

1 que pasaron por acá regatean el precio:

Lic_jasper dijo...

un iluminado (?)