Una de terror

el martes, 9 de junio de 2009

Desde que hicieron arreglos en el baño de mi trabajo y sacaron el viejo tanque de agua para poner una de esas mochilitas que quedan lindas pero almacenan menos agua que una cantimplora, ir a despedir a un amigo del interior es como ver un thriller.

Apretás el botón y y los protagonistas dan vueltas, vueltas, vueltas, cada vez mas lento y hasta que no termina de girar, nunca, nunca, pero nunca, sabés si se eliminan todos o queda algún sobreviviente.

Dijo el NY Times: "Nothing but shit."
Dijo Clarín: "Puro suspenso."
Dijo Chiquitito y barato: "Vení que te muestro."

4 que pasaron por acá regatean el precio:

Sil dijo...

jajajaja si me habrá pasado!!!
Por eso ahora me cierro con llave por si tengo que tirar 2, 3 o más veces la cadena. No me gusta estar en esa situación de suspenso mientras otra se está maquillando o lavando los dientes.

Gran Lady dijo...

Reciencito nomás posteé un comentario, pero creo que, acorde a la temática del post, se fue por los caños.

M. (Una Ramera) dijo...

ok, a mi me dieron ganitas de vomitar

y si recurren al clasico baldazo de agua??

Sil dijo...

habría que tener un balde a mano (estamos hablando del baño de los lugares de trabajo)